¿Mienten los candidatos en los CV que mandan a las empresas?

¿Te imaginas que compras un artículo y la ficha técnica del mismo es falsa, o que los ingredientes que lleva un producto alimenticio no son verdaderos, o que la cantidad que dice contener un bote es menor? Seguramente estés pensando que es una estafa y que incluso podría tener consecuencias penales.

 

Ahora pensemos en el producto más importante que existe, las personas.

Según distintos informes, más del 80% de los CV analizados contenían algún tipo de falsedad y uno de cada cuatro contiene un dato falso importante. El tipo de falsedades más comunes son las siguientes:

  • Exagerar las funciones de trabajos anteriores, declarando más responsabilidades de las que se tenían.
  • Indicar empresas en las cuales nunca se han trabajado.
  • Mentir en el nombre del puesto oficial que se tenía en la empresa.
  • Mentir en el nivel de estudios terminado. Esta mentira es mucho más habitual de lo que mucha gente piensa, siendo en casos de titulaciones superiores hasta del 20%, especialmente en Ingenieros superiores y Económicas o Empresariales.
  • Mentir en el nivel de Idiomas real. Curiosamente este dato es uno de los más fáciles de detectar en la entrevista, pero el hecho de que sea uno de los requisitos mínimos habituales hace que sea también una de las falsedades más extendidas.
  • Mentir en las fechas en las que se termina y comienza otro trabajo para tapar huecos.

Lo que probablemente desconozcan muchas personas es que esta práctica puede traer consecuencias muy serias, entre ellas, un despido procedente o disciplinario o incluso el inicio de un proceso legal que determine que se ha cometido un acto delictivo, bien por la mentira en sí, o por las acciones que se han realizado posteriormente para su encubrimiento.  En sentencias como la 308/2011 dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura se reconoce así el perjuicio causado a la empresa por parte de un trabajador que ejercía las funciones propias de un ingeniero técnico sin estar en posesión de esta titulación. En otras ocasiones, se incurre además en un delito de falsificación documental que puede suponer penas de prisión, cuando el trabajador ha hecho uso de títulos oficiales, licencias profesionales u homologaciones falsos para acreditar diferentes datos de su currículum.

 

En Servitalent tenemos muy claro que esta práctica no es aceptable y hemos creado la certificación curricular.

 

¿En qué consiste?

 

El CVcertificado® es un proceso de auditoría curricular, evaluación estructurada y asesoramiento de profesionales con responsabilidades de dirección y gestión. En este proceso una auditora externa, independiente y reconocida internacionalmente como es TÜV Rheinland,  confirma que la información proporcionada por el candidato es real, a través de la “obtención de evidencias empíricas y/o realización de pruebas de evaluación específicas sobre determinadas competencias claves”.  En concreto se audita la edad, las empresas en las cuales ha trabajado (vida laboral), los puestos que ha ocupado (referencias empíricas de sus jefes), estudios realizados (títulos oficiales), nivel de idiomas (prueba específica de evaluación) y realización del Assessment PDA® para determinar perfil conductual y estilos de dirección. Además, el proceso se completa con la solicitud de un certificado de antecedentes penales y la obtención de referencias reales vinculadas al desempeño en posiciones anteriormente ocupadas por el candidato.

 

Finalmente nuestra experiencia demuestra que el beneficio del uso de la certificación curricular es doble;

  • Para las empresas, aquellos candidatos que han sido sometidos a un proceso de certificación aseguran más el éxito de la contratación.
  • Para los profesionales que tienen su cv certificado, aumenta mucho la probabilidad que les contraten, por el nivel de seriedad y confianza que aportan.

José Luis Portela López

Socio de Servitalent

Director del Programa de Dirección Estratégica de Proyectos de IE Business School 

Miembro de la Junta Directiva de AIME