CASO DE ÉXITO: ¿Es apto el interim management para la profesionalización de una spin-off?

Nacida al amparo de una importante institución universitaria, la empresa de la que hoy os hablamos cumple ciertas características comunes a la mayoría de las spin-off españolas. Compuesta por un equipo técnico brillante, con una excelente trayectoria en investigación y desarrollo, capacidad para el trabajo bajo presión y habilidad para optar por la creatividad frente a la escasez de recursos y las limitaciones financieras, aún así no reunía los ingredientes necesarios para garantizar su sostenibilidad en el tiempo. Faltaba, tal y como su máximo responsable reconoce, experiencia en dirección y gestión empresarial.

La solución vino de la mano de una fórmula que gana adeptos en nuestro mercado por su carácter flexible y su capacidad para influir directamente en la cuenta de resultados de la empresa: el interim management.

 

Vicente Lustres (Doctor en Biología, Máster en Estadística Aplicada, Administrador, Director de Gestión y Gerente de Biostatech) tomó la decisión de incorporar a su empresa a un directivo de alquiler capaz de diseñar y ejecutar un plan estratégico, tomar decisiones sobre el área financiera y desarrollar una estrategia comercial adecuada. Además de esto, el profesional deseado debía cumplir varios requisitos que consideraban imprescindibles: objetividad, confidencialidad, capacidad para la negociación y acercamiento de posturas, así como para emprender la capacitación y mentorizaje del equipo en plantilla.

 

Servitalent emprendió la búsqueda de un interim manager capaz de abordar esta misión en un plazo de 6 meses y 3 adicionales para el seguimiento y el desarrollo de actividades para la formación “in company”. Se responsabilizó además del control y back management del proyecto, asegurando el más alto nivel de calidad en la prestación del servicio. 

 

Como resultado de este proceso, Biostatech ha alcanzado la profesionalización de sus diferentes áreas y cuenta ahora con las herramientas necesarias para la dirección y gestión de su actividad futura.

 

Entrevistamos a Vicente Lustres, Director de Gestión y Gerente de Biostatech.

 

¿Desde cuándo conoces la modalidad de contratación del interim management? ¿Recuerdas cómo la conociste?

La conocí a través del personal del Área de Valorización, Transferencia y Emprendimiento (AVTE) de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), a mediados del año 2014. 

 

¿En qué momento y ante qué circunstancias te planteaste la contratación de un interim manager?

Biostatech se situaba en una situación crítica. Tras dos años de actividades, en la que la empresa no conseguía consolidarse, era necesario replantearse el modelo de negocio buscando su viabilidad.

La opción de incorporar un interim manager, respondía a la necesidad de integrar en el equipo directivo a una persona con experiencia empresarial, y motivación por entender la empresa. Una persona que nos trasladase su visión de la misma, y nos pudiese orientar de cómo lograr transformarla en un negocio rentable y sostenible.

 

¿Por qué te decidiste por la contratación de un interim manager frente a la contratación de un directivo en plantilla?

La opción de un interim manager resultaba más factible financieramente, ya que su acompañamiento sería temporal. Por otra parte, nos interesaba la incorporación de una persona que no tuviese relación con socios, ni con el modelo de negocio, para que nos aportase su visión sobre la viabilidad de la empresa. Asimismo, nos pareció una buena fórmula para conformar nuevas bases, a partir de las cuales crearíamos una nueva estructura, sobre la que poder desarrollarnos corporativamente y comercialmente.

 

¿Cuáles son los principales cambios que se han producido en la empresa a raíz de la contratación del interim manager?

En nuestro caso en particular, nuestro interim manager logró una sólida cohesión interna y creó la base sobre la que se conformó un nuevo equipo, en todas sus áreas. Por otra parte, abrió nuevas líneas de negocio y potenció nuestra labor comercial.

 

Además del liderazgo de la misión encomendada, ¿el interim manager colaboró de algún modo con la capacitación de alguna(s) persona(s) de la plantilla de tu empresa? 

Una de sus labores principales fue complementar y completar la formación del responsable de dirección, y en extensión al resto del equipo, aportando protocolos, conocimientos y una visión más empresarial en todos los procesos, con el objetivo de lograr mayor rentabilidad en nuestras actividades.  

 

¿Consideras que tu empresa está ahora preparada para asumir la implantación a largo plazo de los cambios emprendidos?

Nuestra empresa actualmente está en una clara etapa de crecimiento. Pero esta ha sido posible, gracias a las bases generadas en la etapa en la que contamos con un interim manager. Y si este crecimiento no ha sido posible antes, se debe, principalmente, a las limitaciones financieras con las que contaba la empresa.

 

Si no hubieras contratado a un interim manager, ¿tu empresa habría podido asumir de igual modo el proyecto o misión desarrollada?

Tengo la sensación que sin el trabajo de nuestro interim manager nuestra empresa no existiría actualmente. Su trabajo se desarrolló en un momento crítico, y sin su intervención, la empresa hubiera seguido cometiendo los mismos errores, lo que seguramente la hubiera conducido al cese de actividades.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0